viernes, 19 de octubre de 2012

LOS JÓVENES "NINIS"


                                   

De unos años acá se ha extendido la moda de utilizar palabras utilizando  las primeras sílabas de otras palabras para acortarlas. Antes, aunque también se acortaba algún nombre, lo normal era decirlos completos sin tener,  a veces, que adivinarlo como ahora.
A los jóvenes, que fueron los principales causantes de esta moda, no les ha podido caer mejor este nombre que explica su modo de vida y el comportamiento despreocupado de toda obligación: ni estudian ni trabajan.
Siempre se tuvo como la cosa más natural y necesaria aprovechar los años de nuestra niñez y adolescencia para dedicarlos a aprender, cuanto más mejor, las cosas que de mayores nos serían muy necesarias para desenvolvernos con mucho aprovechamiento en nuestra edad adulta.
Cuando por circunstancias de la vida esta preparación no se hacía, no quedaba otro remedio que entrar a trabajar en lo que fuera para ganarse el sustento propio y el bienestar de la familia.
Estas dos obligaciones parece que a muchos jóvenes no les atañe, y despreciando la primera pasan a la segunda creyendo que la vida es jauja y que es lícito vivir sin trabajar convirtiéndose en verdaderos parásitos de la sociedad.




Este anómalo comportamiento puede tener muchas causas pero la principal creo que está en la misma familia. 
Los padres, al tener más medios económicos, se convierten en tacaños para tener  hijos y pasan a ser espléndidos dándoles toda clase de caprichos que les convierten en seres faltos de voluntad para afrontar la vida con la decisión y sacrificio tan necesarios.




 Además de estos “Ninis” se podrían acompañar por otros, que tal vez dimanan de estos, pues ni se les pasa por la cabeza que llegando a una determinada edad deben independizarse de sus padres y vivir su vida según sus gustos. En la mayoría de los casos los gustos de los padres son diferentes por razón de su edad y costumbres que les cuesta mucho abandonar.


Otro “Ninis” que se podría añadir es que, contraviniendo el instinto de todos los seres vivos de perpetuar la especie, ni quieren pensar en tener hijos a su debido tiempo, pues muchos retardan tanto en tenerlos que más que hijos parecen tener nietos.
Está tan generalizada esta idea que el otro día viendo un programa de televisión me impactó mucho el que un joven, a una pregunta del locutor de si pensaba de verdad no tener hijos, lo reafirmó poniendo sus dedos en cruz y jurando por ella, como si se tratara de cometer algún crimen.
Este repugnante comportamiento también tiene un mucho de egoísmo, al no pensar que si él está en este mundo se debió al amor y decisión de una pareja, a la que no  importó aguantar los muchos desvelos que la crianza de un niño lleva consigo.

Estas reflexiones pueden parecer una antigualla, consecuencia de mi edad. Me daría por satisfecho si ayudara a los jóvenes a pensar, que aunque el mundo ha progresado mucho, hay principios inmutables que la sabia naturaleza nos impone, si no queremos que nuestra raza desaparezca engullida por otras, a las que consideramos inferiores.           

2 comentarios:

La cueva del río David Sánchez dijo...

Buenos días.

Llevo siguiendo su blog ya algún tiempo. Escribe artículos interesantes y le felicito por dedicar su tiempo a escribir sobre la ciudad en la que escribe, sobre arte y en este caso por opinar sobre temas que están de rabiosa actualidad. Con Internet el Mundo se hace mucho más pequeño.

Quisiera decir algunas cosas sobre el tema que ha planteado. La generación "Nini"

Es cierto que hay un sector de la juventud que puede no querer ni estudiar ni trabajar ni hacer nada por la sociedad en la que vive. Es una actitud poco democrática en tiempos donde se esta replanteando todo: Hasta el tipo de democracia que queremos.

Sin embargo creo que se equivoca usted al generalizar sobre este fenómeno. Los jóvenes no se dedican exclusivamente a vivir del cuento como usted dice. También nos interesa el complejo Mundo en el que vivimos. Nos preocupamos por la crisis, el estado de la Universidad y la Escuela Pública, enfermedades como el cáncer. También nos interesamos por el arte y la cultura, incluso nos animamos a componer, a subirnos a un escenario... O reflexionamos simplemente e intentamos sacar adelantes nuestros estudios con el mayor esfuerzo posible.

Es cierto que existe ese perfil del joven nini del que usted habla. Pero es solo una parte de la realidad de nuestra juventud. Acuda por ejemplo a un bar de Heavy Metal (por ejemplo el Fraggle Rock en Ciudad Real)y descubrirá como muchos jóvenes apasionados por la música rock, reflexionan sobre la vida, el amor, la muerte, los problemas sociales, mientras toman pacíficamente una jarra de cerveza fría, como hacen muchos de ustedes, los mayores.

Es una imagen superficial de la realidad de los jóvenes fomentada por los Medios de Comunciación, especialmente la Televisión, y especialmente por Telecinco y su programa estrella -desgraciadamente- "Sálvame". También, en la Escuela Básica se fomenta la Ley del Mínimo esfuerzo, ya que EL SISTEMA EDUCATIVO, que no todos los profesores, lo que pide a los estudiantes es que aprueben los exámenes, pero no que aprehendan. Que se emocionen con lo que estan estudiando. Nos han eseñado a elegir una carrera para llegar a un supuesto futuro en el que tendremos un trabajo estable. No nos han enseñado a disfrutar de lo que estamos estudiando. Desgraciadamente, en la Escuela Básica ya no se estudia, se tragan y se vomitan datos para aprobar exámenes. El mejor ejemplo es 2º de Bachillerato y la Selectividad.

Un saludo y felicidades de nuevo por su blog. Le invito igualmente a visitar el mio: lacuevadelrio.blogspot.com

David Sánchez Romero de Ávila, 18 años, Ciudad Real.

La cueva del río David Sánchez dijo...

La crítica siempre ha de ser constructiva, pues entre todos nos ayudamos a llegar a un conocimiento más verdadero de la realidad.

Encantado de haberte conocido (por Internet ;) ) y deseando que mantengamos una buena relación en la que nos ayudemos el uno al otro a saber más.

Por cierto, quisiera ponerme en contacto contigo a través de correo electrónico, por si surgiera la posibilidad de hacer alguna colaboración. Esta es mi dirección: lacuevadelrio@gmail.com