miércoles, 7 de septiembre de 2011

NOVIAZGO MEDITADO

Aunque no pensaba escribir más sobre peregrinos, cada día surgen temas de la más candente actualidad, que me parecen dignos de comentar por su trascendencia e interés.


















Ana y Jordi, dos peregrinos de Roda de Ter (Barcelona) dejaron esta dedicatoria:




"El próximo año vamos a casarnos, en este viaje juntos hacemos lo que esperamos hacer el resto de nuestras vidas, viajar juntos por el mundo. Un viaje hacia Santiago, pero también hacia nosotros mismos y para encontrarnos con el calor de la gente y con el Señor” Un abrazo.



Hermosa dedicatoria la de esta pareja de jóvenes que no dudan al afirmar su deseo de querer estar siempre juntos para siempre, como se ha prometido en todo buen matrimonio.
No deja de tener mucho mérito en estos tiempos modernos, que una pareja emprenda el Camino de Santiago como preparación a su vida de casados.
Si este Camino logra serenar el espíritu y mejorar la vida de los que lo transitan, en el caso de esta pareja, seguro que encontrarán muchas enseñanzas para la convivencia diaria de su futuro matrimonio, que es sin duda la decisión más importante en la vida de cualquier creyente.
La sociedad actual está necesitando matrimonios firmes, que no caigan en la perniciosa moda del divorcio, tan perjudicial para todos y en especial cuando se tienen hijos.
A media mañana se juntaron tres peregrinos de los más diversas regiones. Un matrimonio formado por Edén, electricista vasco, su mujer Aurean, asesora energética, filandesa y Amador, ingeniero granadino.

















Todos muy cordiales. Comentábamos la cantidad de gente de diferentes titulaciones y oficios que concurren en este dichoso Camino.
Esta amalgama de gentes es uno de los principales atractivos de la peregrinación, pues al tratarse de gentes que no se conocen de nada, surge entre ellos la necesidad humana de hablarse con franqueza, cosa muy difícil de lograr en el que hacer de la vida diaria.
Por el mero hecho de contarse sus vidas, siempre surge alguna faceta que les iguala, estableciéndose una relación muy agradable y satisfactoria.
Les encantaba también la paz y sosiego que se respiraba en este pueblo, con el aliciente del Camino.
Aunque por nuestros años no hemos podido hacer el Camino. Si hemos estado varias veces en Santiago asistiendo a la misa de peregrinos, con su tradicional abrazo al apóstol y presenciando el gran espectáculo del botafumeiro.
En bastantes excursiones que hemos hecho se establece un clima bastante parecido al de los peregrinos. Por unos días se mantiene una amistad franca, estando libre de los convencionalismos de auténtica fachada, en que la vida moderna nos condena irremisiblemente. También me llamaron la atención dos ciclistas asturianos casi niños, que parecían desenvolverse como personas mayores.


Jorge, de trece años, con soltura y decisión, escribió esto:


“Venimos con muchas ganas, sabiendo que nuestro destino ya esta un poco más cerca que ayer. A si que Santiago ya esta muy cerca.”



Ricardo Rufvolo, brasileño, escribió en un portugues bastante asequible:


“O Camino trasforma a las personas. Vamos caminando e abracando os mondotos que vivenciamos aquí.”

1 comentario:

Maripaz Brugos dijo...

Modesto hace mucho que no visito tu rincón. Durante el verano aprovecho para salir porque en esta zona el invierno es muy largo. He podido ver fotografias y fotos que ha colgado Carlos en Facebook.
Todo lo que cuentas es enriquecedor y merece la pena visitarte.
Un abrazo para Raquel y otro para ti.