miércoles, 29 de julio de 2015

RECUERDO DE HACE 19 AÑOS


 El Camino de Santiago cada día nos muestra una nueva faceta que representa las múltiples formas de vivir de cada peregrino que le han motivado por una causa que cree merece la pena.

Kike y Begoña, peregrinos de Albacete, me dejaron esta nota explicativa de su viaje: 
“Hace 19 años hicieron este mismo Camino como viaje de novios. Después de tantos años quieren repetirlo con la misma ilusión pero con más sacrificio. La vida es un camino que no podemos dejar de andar, y ese Camino nos hace grandes. ¡Ah y viva el Papa Francisco el guía!”
Que gran lección de amor la de este matrimonio de Albacete que tras 19 años de matrimonio repetían el Camino hoy con las mismas ganas de vivirlo juntos. 
Dos etapas de su vida que como puso Begoña en el libro le sirvieron para acrecentar su amor de pareja como evidenciaron dándose un efusivo beso cuando Kike  leyó el deseo de su mujer para que le durara toda la vida.


En unos recortes de periódico me mostraron como un gran tesoro dos fotos de su primera peregrinación de la que saqué dos fotos que acompaño.
Que tremenda facultad de recuerdo tenemos los seres humanos para sentir emoción ante la más pequeña fotografía que nos muestra algún momento entrañable hasta el punto de removernos en lo más íntimo como si acabara de suceder lo que la foto recuerda.

Después de refrescarse un poco del tremendo calor que padecemos me dejaron su foto y marcharon decididos a hacer este segundo viaje aún sabiendo que les va a costar más que el primero.

Poco después pasó una madre con dos hijas mellizas. Procuré con ellas enseñarlas los detalles de la iglesia y, por las recomendaciones que las hacía, se adivinaba a una madre muy preocupada por mitigar las corrientes modernas que imperan ahora en la juventud, aconsejándolas que fueran más practicantes de lo que su madre había aprendido de sus mayores.

Les hacía mucha ilusión ver su foto en Internet y que por su simpatía merecen ver.