jueves, 27 de agosto de 2015

ASOCIACIÓN CULTURAL DE MORATINOS




El día 15 de Agosto se quiso celebrar el día de la Virgen con una paellada que resultó muy concurrida, pues además de los del pueblo y familiares nos acompañó el padre Adán que ha estado con nosotros tres semanas ayudando a los peregrinos. También asistieron los músicos que al día siguiente dieron el concierto programado del Camino de Santiago.

Si estas comidas de hermandad son siempre agradables por el ambiente de trato comunal de todos los vecinos, en el momento actual sería muy conveniente repetirlas por las razones que todos conocemos.


También sería conveniente organizar pequeñas excursiones de un día, pues parece que la que se organizó gratis de dos días no tuvo aceptación, y se podría visitar museos o asistir a funciones teatrales y demás actos que fueran interesantes para todos.
También he visto el cartel que la entusiasta Rebeca ha confeccionado para promocionar a nuestras bodegas, pues parece que los peregrinos, a pesar de pasar por pueblos que también las tienen, estas de Moratinos les atraen desde hace años de una manera especial.
Para que los peregrinos pudieran visitar de una manera correcta había que adecentar a las bodegas que aun están en pie y quitar del camino una pila-fregadero que existe y que no está permitido instalar en cualquier vía publica que se precie.

Los pequeños arbustos de embellecimiento se podían poner intercalados entre las bodegas bastante separados del carril para que no impida la circulación ni interfiera el derecho de propiedad colindante en el otro lado del carril.
Añoro los tiempos en que la Junta Vecinal no tenía dinero ni para mandar cantar un ciego y se hacían muchas senaras vecinales en las que se atendían las necesidades del pueblo. Ahora en cambio que tenemos cuatro perras no nos sirven más que para separaciones y rencillas que no conducen a nada, y que con un poco de buena voluntad debemos acabar.

Si somos tan obstinados en no ponernos de acuerdo donde gastar nuestros fondos vecinales sería partidario de recurrir al viejo y expeditivo del escote del que se dijo siempre que no resultaba nada caro. Todo antes de permanecer en este estado de indiferencia que nos envuelve y no nos deja hacer estos proyectos comentados y otros muchos que redundarían en el bien de todo el pueblo.