sábado, 9 de julio de 2016

FELIZ COINCIDENCIA





Cuando al segundo día de abrir la iglesia, 7 de Julio de 2016 día de San Fermín, quedé gratamente sorprendido por la llegada de Pepe el peregrino de la Rioja, como él se denomina.





 Comprobamos que el año pasado le puse el sello en los muchos cuadernos donde él los archiva. 
 Dando un repaso a los años de atrás vimos en su colección uno de la junta vecinal de Moratinos y otro de la de San Nicolás del año 1990. Ya hace varios años que tenemos un sello nuevo con el perfil de las bodegas y el eslogan de Tierra de Campos regalo de Rebeca.
Gran admiración me producen estos hombres, que según parece, no viven más que para recorrer este bendito Camino todos los años desde el 1985 y matando sus ratos libres preparando estos artesanales regalos que van dejando a lo largo del Camino. 

Este año me regaló una calabaza dedicada que juntaré a la cestita hecha de una cáscara de nuez  que me regaló el pasado año.
Como viejos conocidos nos hicimos unas fotos en las que se aprecian que el año trascurrido no ha pasado en balde, pues se nota en nuestros rostros y en la barba de Pepe un poco más cana.

Todos los peregrinos procuran hacer el mayor esfuerzo por la mañana por librarse del fuerte calor que nos acompaña estos días.
El encuentro del año pasado lo puse en mi blog con fecha 4 de Julio del 2015 con el título Apertura de la iglesia de Moratinos.
A última hora pasó también un peregrino riojano que había dormido en Carrión y pensaba llegar a Sahagún. Comentaba que ya había hecho el Camino siete años y cada vez con más facultades, pues el primer año, por padecer una tendinitis le costó mucho terminarlo, dolencia que no ha vuelto a padecer no sabía si por los misterios de este Camino o por un mayor entrenamiento.